Víctor Alfaro, empresario: «La innovación no es ninguna meta, es un camino»

0
3065

A CARA O CRUZ | María Díaz Bello

Viernes, 16:30 horas, nos desplazábamos hasta el Parque Tecnológico Walqa, para encontrarnos con Víctor Alfaro, Director General de Podoactiva y Responsable de Podología del Real Madrid. Nos sumergíamos en uno de los principales núcleos de innovación y tecnología de Aragón con la certeza de que la tarde sería capaz de sorprendernos. El viento quiso apuntarse a la cita y accedimos a las inmediaciones de Podoactiva completamente despeinados. Ahora sé que no fue casualidad. Porque, tras la maravillosa charla que mantuvimos con Víctor, salimos entusiasmados, revueltos…y, sí, con nuestro interior absolutamente despeinado. Porque, dentro de una de las empresas más punteras e innovadoras en el sector de la salud, nos esperaba una persona que camina despacio y de la mano de una infalible compañera, la curiosidad. Que sabe que los trayectos de gran recorrido solo pueden realizarse paso a paso. Que aúna progreso, cambio y transformación con esa sana costumbre de cocer a fuego lento. Nos encontramos con él, con Víctor, una persona para la que el éxito es vivir bien acompañado.

Víctor, aprovechando el título de tu libro, “Todo comienza por un paso”, ¿cuál dirías que fue tu primer paso en todo este camino?

El primer paso fue el decidir abrir la primera consulta sin prácticamente ningún recurso y solo con las ganas de hacer algo que estuviera bien. Si en ese momento me hubieran preguntado cómo imaginaba Podoactiva pasados 20 años, no hubiera tenido ni idea. Entonces, lo único que queríamos era intentar hacerlo lo mejor posible. Hay que empezar las cosas por algún sitio y lo nuestro fue muy de “a pocos”, muy muy de «a pocos”, porque era una consulta minúscula en el Coso Bajo de Huesca. Y bueno, ese fue el principio. Y paso a paso hemos llegado hasta aquí. Las cosas es mejor empezarlas en pequeño, porque te equivocas en pequeño, corriges y vuelves a dar otro paso y vuelves a corregir. Si yo hubiera empezado con Podoactiva tal y como es hoy, posiblemente no hubiera sabido. El camino lo tienes que ir haciendo, te vas formando, vas aprendiendo y nosotros lo hemos hecho siempre así, paso a paso.

Por lo tanto, cuando en 1994 comenzabas esta maravillosa aventura junto a tu hermano Javier, ¿no imaginabas que Podoactiva pudiera llegar a ser lo que es hoy…?

Bueno, es verdad que las cosas las tienes que imaginar, porque, si no las imaginas, nunca te van a pasar. Es verdad que desde esa pequeña consulta nos imaginábamos haciendo plantillas para algún deportista de élite o haciendo algo que fuera importante. Ciertamente, creo que tienes que visualizar donde te quieres ver y trabajar para que eso pase. Yo no creo en eso de que uno puede conseguir todo lo que se proponga, pero sí puedes intentar esforzarte al máximo, porque, si cada día eres un poquito mejor que ayer, cuando miras atrás, te das cuenta de que has avanzado.

«He tenido la suerte de tener cerca personas de sectores muy distintos, de los que he aprendido muchas cosas”

¿Tiene Víctor Alfaro maestros o modelos que le hayan influido especialmente?

Pues lo que he tenido es un montón de gente cerca, muy variada, que me ha aportado mucho, empezando por casa: mi mujer, que estamos juntos desde niños y con quien he tenido tres hijos, mi hermano Javi, que es mi socio, y toda la gente que se ha ido incorporando al equipo progresivamente. Al final, eso es lo que te hace avanzar. No hace falta tener un súper referente, hace falta rodearte de gente que sea mejor que tú.

Y además, he tenido la suerte de tener cerca personas de sectores muy distintos, de los que he aprendido muchas cosas.

Y eso me sigue pasando cada día. En la vida, es importante conservar ese punto de curiosidad que te lleve a mirar alrededor con atención, para pasar por la vida aprendiendo cosas.

El otro día escuché una entrevista que le hicieron a Xavier Marcet y dijo una frase muy inspiradora: “pon a las mejores personas en las grandes oportunidades y no en los grandes problemas”, ¿te ves reflejado en esta afirmación a la hora de dirigir equipos?

Bueno, lo que me veo es afortunado por el equipo que tengo. Nosotros no somos grandes expertos en la selección de personal, somos expertos en podología, pero sí tenemos nuestra propia filosofía, que se traduce en la siguiente frase “que no se te cuele un cenizo”, porque un cenizo es horroroso, eso se contagia más que el sarampión. De las peores cosas que se puede ser en la vida es ser un “quejica profesional”. Yo intento ser buena persona, aunque seguro que habrá gente mucho mejor persona que yo. Creo que cada uno de nosotros debe intentar hacer todo lo que está en su mano para mejorar la vida de los demás. La clave de la vida es estar bien acompañado, porque, cuando el viento viene a favor y todo va bien, es fenomenal, pero, cuando las cosas vienen mal, tienes donde agarrarte. Así que sí, la clave es elegir un buen equipo. Nosotros nos apoyamos mucho en las tecnologías, en la inteligencia artificial, pero todo eso se va al garete si la persona que te atiende no te mira a los ojos, no se preocupa por lo que te pasa.

«Yo creo que la inteligencia artificial en salud va a ser la tecnología que más valor va a aportar»

En efecto, en Podoactiva fuisteis pioneros en muchas cosas, pero, quizá, lo más sobresaliente fue aunar conocimiento y tecnología casi desde el principio…En estos momentos la Inteligencia Artificial despierta tanta expectación como miedos, ¿debemos temer a la Inteligencia Artificial?

En absoluto. Hace más de 20 años las historias de nuestros pacientes ya eran digitales y hace 15 que estamos absolutamente digitalizados. Eso implica que hoy tenemos la base de datos de pacientes escaneados en 3D más grande del planeta y con eso somos capaces de encontrar muchas similitudes entre pacientes. Yo creo que la inteligencia artificial en salud va a ser la tecnología que más valor va a aportar, sin duda, por un motivo muy claro, porque la inteligencia artificial hace que el conocimiento no se pierda, sino que se acumule en nosotros. Hay un podólogo en nuestro equipo muy joven al que le hemos puesto una mochila de pacientes de 170 años de vida. Entonces, cuando va a tomar una decisión, está asistido por la experiencia de 200 podólogos y un montón de años. Así, aprendemos todos de los aciertos de todos y todos de los errores de todos y eso hace exponencial la gestión del conocimiento. Claramente, creo que la inteligencia artificial en nuestro campo es un paso adelante increíble.

Imagino que no todo habrá sido un camino de rosas…¿qué competencias te han ayudado en la resolución de problemas?

Bueno, yo creo que una de las competencias es la actitud de ir siempre hacia adelante. No parar de pedalear, pues, al final, se avanza.

Otra posiblemente sea la curiosidad permanente, no dejar de ver el mundo con los ojos de un niño curioso. Y otra, indudablemente, es apostar constantemente por la innovación, tener la firme convicción de que todo, absolutamente todo, se puede mejorar. La innovación no es ninguna meta, la innovación es un camino.

«En esto siempre hay peajes que tienes que pagar, tengo tres hijos y, sin duda, me habría encantado pasar mucho más tiempo con ellos»

Hablemos del tiempo, Víctor, porque el tiempo de vida invertido en un proyecto como Podoactiva imaginamos que habrá sido elevado, ¿cómo te llevas con la “temida gestión del tiempo”?

En esto siempre hay peajes que tienes que pagar, tengo tres hijos y, sin duda, me habría encantado pasar mucho más tiempo con ellos. Lo importante es crear un buen equipo, tanto en casa como en el ámbito laboral. La mejor estrategia en la vida es estar bien acompañado. Y, en este aspecto, me siento muy afortunado. En un viaje, no es tan importante adónde vas, sino con quién.

Y para terminar, Víctor, ¿qué rasgos debería tener un buen líder?

Pues yo entiendo que lo que tiene que hacer un buen líder es inspirar, consiguiendo que las personas le sigan voluntariamente, no a la fuerza, porque de forma obligada no funciona nada. Inspirar, delegar y confiar, esa creo que podría ser la fórmula, aunque no es nada fácil y supongo que se trata de ir aprendiendo cada día.

Víctor Alfaro | El retrato

Unas piñas adornan los calcetines color oscuro. De forma consciente, aportan alegría a esa parte tan importante en la vida profesional de Víctor Alfaro. La mirada refleja sus valores humanos más profundos, que verbaliza en pequeñas frases llenas de sentido vital. El camino recorrido desde el pequeño taller de El Coso toma conciencia en su experiencia compartida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.